Alberto Elosegui

Ben Kingsley, el GANDHI del cine

 

 

 

 

                           

 

 

 

 

 

Para empezar vamos a decir su verdadero nombre hindú, Krishna Bhanji, bastante común en el estado en que nació Gandhi. Pero él no nació alli, ni tampoco  su padre Rahimtalla Harji Bhanji, que era un médico keniata descendiente de indios- casado con la inglesa Anna Lyna Mary, quien tuvo a Ben el 31 de diciembre de 1943, pero tampoco en Kenia, sino en Soarborough (Yorkshire) siendo su idioma familiar el inglés.

 

Richard Attenborough, luego director de "Gandhi", tenía un sueño que le rondaba la cabeza desde hacía 20 años: el rodar su primera película sobre el Mahatma Gandhi.

 

El que el protagonista fuera Ben Kingsley es o fue puramente accidental. Alec Guinness era para el director el ya elegido, pero los productores norteamericanos preferían a Robert de Niro o Dustin Hoffman. También se pensó en  Anthony Hopkins. Todo eran dudas. Otros candidatos: John Hurt, Albert Finney, Tom Courtenay, Dick Bogarde y hasta Richard Burton. Ahora vamos al que estaba ya descartado y se ganó el papel.

 

Sus primeras letras las aprendió Krishna (a) Ben, en la Manchester Grammar School. No se sabe cuándo pero por la dificultad de pronunciar su nombre y no por complejo, Krishna cambió su nombre por el de Ben y su apellido por un sobrenombre con que se conocía a su abuelo, "Clove King", quien había sido comerciante en especies en Zanzibar, (Islas Comores).

 

Aunque su padre Rahimtalla quería que fuera médico, a los 19 años Ben ya estaba en el Teatro de Stratford. Había actuado esporádicamente en un grupo teatral aficionado que ayudaba a los montadores de escenarios y ellos se limitaban a actuar con el mismo guión, para dar paso después a los "titulares", que eran figuras tales como  Celia Johnson, Tom Courtenay, Margaret Rutherford, Alaistair Sim y observaba sus movimientos mientras estudiaba locución por su cuenta. Y su primer trabajo fue en realidad el de narrador en "A Smashing Day", producida por Brian Epstein, quien al poco se suicidó.

 

 Ben había escrito la música para esa producción y cantaba acompañándose con la guitarra. Durante una de sus actuaciones John Lennon y Ringo Starr estaban entre bastidores, le dieron la enhorabuena y le dijeron que se dedicara a ese estilo de canción y que si no, lo lamentaría toda su vida.

 

Luego le hicieron una oferta por intermedio del mismo promotor de los "Beatles" (Epstein) pero Ben prefirió ser actor antes que cantante.

Al año siguiente fue invitado por Trevor Numm a unirse a la Real Compañía de Shakespeare y él aceptó, aunque jamás había ido a una academia de teatro o cine.

 

Le rechazan para el papel de "Gandhi"

 

Como estaba más o menos en el oficio,  Richard Attenborough, era director de la Academia de Arte Dramático y abrió una especie de concurso para elegir el protagonista de su película "Gandhi" y Ben Kinsley se presentó y no pasó la prueba

 

Un día Attenborough y sus ayudantes fueron a ver "El sueño de una noche de verano" de Shakespeare en un teatro londinense  y uno de los actores principales era Ben Kingsley. "Le vi grandes dotes interpretativas -dijo después el futuro director-, pero supe que no tenía una gran carrera por detrás. Es decir era un perfecto desconocido. Por otra parte a pesar de su entusiasmo personal le dijeron que no siempre un buen actor de teatro clásico logra impacto en la pantalla.

 

Ben Kingsley tenía la ventaja de tener la misma estatura (1,73) que el Mahatma, era moreno con grandes entradas, ojos oscuros  y pelo corto, actitud y poses de actor que le ayudaron a convencer a Richard Attenborough (y no al revés) porque el personaje en realidad lo conquistó él y algunos dicen que el Oscar.

 

 Le favoreció el que el personaje era en sí fascinante, en un mundo de violencia, odios y muerte. En cuanto a la biografía de Louis Fisher que alguien prestó a Attenborouh en el consulado indio, quizá sea la mejor para los hindúes, pero el autorizado diccionario biográfico inglés "The MacMillan" recomienda la de G. Woodcock. Kingsley se tuvo que conformar con el guión de  John Briley tomado de la obra de  Fisher.

 

Otros biógrafos simplifican la inesperada elección final de Attenborough para decir que le vio actuando en el teatro Aldwich de Londres, pero es improbable porque para cuando Attenborough llegó a la India, la primera vez, ya Ben Kingsley hablaba bastante indio, ya que su padre le había transmitido  un vocabulario básico, había reunido cientos de fotos del Mahatma y las tenía pegadas en la pared de su apartamento. Estaba a dieta de carbohidratos y frecuentaba casas de amigo indios que le mostraron documentales de Gandhi hilando y su voz grabada, que no era tan buen fonéticamente como la suya. También conocía varias biografías de Gandhi.

Estaba preparado.

 

Como el Mahatma, el abuelo de Ben emigró de Zanzibar a Sudafrica y conoció la misma opresión racial y discriminación que Gandhi durante los primeros años de su vida. En vista de eso, su padre se fue a Inglaterra desde su país natal y las cosas mejoraron.

 

Pero volviendo a su personaje de Gandhi, nadie -según la crítica- hubiera logrado unir sus manos con la delicadeza de Kingsley, ni aparentar meditar, saber escuchar sin responder y no decir nada hasta que tenía que declarar algo importante. En todo momento sus ojos parecían mirar a un infinito alejado de las trivialidades de este mundo.

 

 

Una película de 30.000 millones de pesetas

 

En las primeras tomas en la India y  pruebas subsiguientes Attenborough      confesó: "La cámara ama a Bel Kinsley. Es un hombre que tiene lo mejor de los dos mundos en que se desarrolló Gandhi: la India  e Inglaterra". Pero  había otras dudas como que necesitaba alguien seguro, ya que la amortización de 30.000 millones de pesetas de entonces era una cuestión de "vida y muerte para mí" y no sólo se necesitaba actuar, sino conocer el mundo que le rodeaba y Ben, por su padre, lo conocía".

 

Mientras, se reconstruían barrios enteros en Inglaterra como la famosa comuna de "Ashram", recreados en ambientes auténticos, con muebles de la época y hasta detalles como la rueca en que el Mahatma hilaba, un batallón de técnicos hindúes e ingleses, la forma de vestir y de moverse como el personaje auténtico, etc.

 

Las primeras pruebas se realizaron en la India. Ben Kingsley  había precedido al equipo un par de meses antes para hacerse el ambiente, aunque todavía no era el "titular" cien por cien seguro del papel, porque los productores norteamericanos exigían un actor norteamericano de los citados antes. 

 

Cuando estaban en una de esas pruebas, Attenborough entró en el escenario. El caso es que el hombre que ellos conocían como Ben, capaz de tomarse varias pintas de cerveza con sus compañeros había desaparecido para dar paso a una especie de personaje místico, moreno, en los huesos, abstemio, que pasaba las horas del día practicando yoga y manejando una rueca de hilar algodón.

 

"Pero podríamos poner un motor en la rueda" -dijo ingenuamente uno de los ejecutivos, para facilitar la tarea del protagonista.  "No -dijo Ben Kingsley- todavía no lo hago tan bien como lo hacía Gandhi y debo aprender".

 

Muchos quedaron medio preocupados. Y Ben tenía razón: uno de los propósitos del filme y del guión era mostrar a Gandhi tal cual era, un hombre humano con una paciencia sin límites y un gran sentido del humor. Durante los  primeros días del proyecto de pasar la vida de Gandhi al cine, el cual estaba ya hacía muchos años en la mente de Attenborough,   el entonces Pandit Nehru, le había dicho: "Cualquier cosa que haga, trate de no deificarlo. Eso es lo que hemos intentado en la India, sin lograrlo".

 

¿Podría Ben Kingsley hacer el milagro? Desde el primer momento tanto él como Attenborough creyeron que sí. Ben perdió casi quince kilos y adquirió durante el mes que estuvo solo en la India  una especie de magnetismo, una vez metido ya en el pellejo de Gandhi. Incluso lucía su "dhoti" (vestimenta clásica del Mahatma) como si la hubiera llevado todos los días de su vida. Gran parte de "Gandhi" se realizó en los estudios británicos de "Pinewood".

 

Nosotros hemos sacado nuestra propia biografía del Mahatma que se debía titular "Un activista no-violento llamado Gandhi". Sin embargo hay que tener en cuenta que el proyecto inicial de la película fue presentado a Nehru en 1963 y no estaba muy entusiasmado (se hallaba enfermo y no dijo ni que sí ni que no).

 

Por fin en 1973, Indira Gandhi (que por cierto era hija del Pandit Nehru y tomó el apellido de Gandhi de su esposo Feroz Gandhi, que no era de la familia del Mahatma, y así contestamos a quienes se han interesado sobre este punto)su nombre de soltera era Indira Friyadarshini,  leyó la biografía que los ejecutivos de las sociedades inglesas Goodcrest y Pearson Longman le presentaban y dio luz verde a la película que, políticamente le interesaba. Incluso aportó tres millones de dólares al proyecto, que fueron una inversión de la Films India Private y de la National Film Development Corporation, etc.

 

 

Ben conocía a "Gandhi" mejor que a sí mismo

 

Ben Kingsley consideró que la base del logro del papel  y la aprobación de los norteamericanos fue su conocimiento del biografiado. Y en cuanto a él,  personalmente,  consideraba a Gandhi como un genio, lleno de humanidad y con la claridad que sus ojos reflejaban, que eran de una visión increíble.

 

Lo difícil es que un occidental logre alcanzar la tranquilidad de espíritu que un asiático aparenta: es cuestión de aprendizaje del yoga, el amor al prójimo, la introspección, etc.  que Gandhi poseía.

 

Algo que no se ha cumplido es que, si bien algunos  que entienden de cine en Inglaterra afirmaron que Ben Kingsley había hecho un gran  papel, consideraron, no solo que  no volvería a ganar  en el futuro ya ningún Oscar, sino que se quedaría en la cola de los parados.

 

Pero a los 60 triunfó en "Thunderbirds", adaptación de la mítica serie británica  de televisión, traducida en España como "Los Guardianes del Espacio", en que encarna  el personaje inverso al de Gandhi: él es un criminal que quiere hacerse con las naves de la NASA para dominar al mundo y el héroe de la película y sus hijos, lo evitan.

 

Y así es Ben Kingsley,  personaje ya no controvertido sino indiscutible, al que los Beatles consideran como su favorito y del cual nos seguiremos ocupando de su carrera porque se lo merece.  

Comentarios

me gusta las canciones indu y las peliculas y especialmente me gustaria conocerlo personal a raul me gusta mucho me gustaria conocer la india en donde esta raul soy de peru

TE AMO RAUL ME GUSTARIA CONOCERTE

considero que BEN KINGSLEY es un actor que se amolda a personajes historicos, su estilo es para el cine de caracter diacronico y sincronico. Para muestra esa el filme de Moises de roger young, o la pelicula de JOSE que interpreta a putifar.Realmente es uno de los pocos actores que conservan un formato de calidez.En su voz pausada, se distingue la ponderacion interpretativa.GHANDI FUE UN PAPEL QUE SE ACOMODO A EL, TANTO POR SU OFICIO,COMO SU ALTOGRADO DE CULTURA QUE ESTE ACTOR TIENE...

queria saber si me pueden traducir esta palabras leonardo , victoria , yo soy de mi amada

NO SE NA D STE TMA NO SE NI XQ STOY AK AJJJJJJJJJ MNTIRA LEXEZITA

yo no se pero con que mi noviö( josh) le encante este actor estoy con el

Es una fiel representación de la vida d gandhi y una imagen importante d reflexion tanto como gandhi como la fortuna de ser elegido como actor ben kingsley dado q a pesar d ser rechazado fue el indicado por las condiciones y por el mismo gandhi como quien la tenia q interpretar.

Todavia no pude ver la pelicula pero x lo menos si escriben comentarios escriban cosas coherentes...

quiero ver la pelicula indu de india tema roshan

kudaikudaikudaikudai

Añadir un Comentario: