Alberto Elosegui

1948-1979: Las dos muertes en la vida de Mountbatten, el amigo de Gandhi.

 

  

 

 

 

 

 

 

Cuando no se  pueden unir dos extremos separados por 31 años, se tiene que recurrir al consejo y así al usuario quizá le convenga repasar otros  capítulos del tema "Gandhi" y volver al  capítulo del asesinato físico de Gandhi por los extremistas hindúes.

 

Estamos pues en el momento en que tres disparos han acertado en pleno torax a Gandhi y él ha caído sobre el estrado, el 30 de enero de 1948. En ese momento.  Mountbatten estaba  tratando de arreglar tantas cosas en el complicado traspaso de poderes del Impero a la Unión India (Gandhi) y Pakistan (Mohamed Ali Jinnah) cuando sonó el teléfono.

 

Una voz anónima dijo: "Han asesinado a Gandhi". Mountbatten creyó morirse. Pidió su mejor uniforme blanco de gala  y su gorra más vistosa y en unos minutos estaba en su coche oficial camino del lugar del asesinato, con negros presagios y eso que era un hombre de  sangre fría y valor personal probado. Aquello podía ser la chispa no anunciada de una guerra civil entre dos estados ahora soberanos. India y Pakistán. Mountbatten  quería que la multitud le reconociera gracias al uniforme.

 

El coche del Almirante se abrió paso tocando el claxon  entre una multitud vociferante, agresiva y confusa. Muchos blandían cuchillos o estacas. Todo un motín con riñas, peleas y hasta suicidios. El coche tardó una eternidad  en llegar (unos 10 minutos) y la marea parecía iba a tragarse al uniformado almirante y a su chofer que desentonaban en aquel abigarrado escenario.

 

Mountbatten, mientras, trataba de llegar al estrado en que yacía Ganhi, con gente que lloraba y le besaba las manos y los pies. El virrey logró encaramarse al estrado y coger el micrófono que se hallaba en el suelo al lado del cuerpo del asesinado y pidió silencio a gritos.

 

 

Nadie le hizo caso al principio . Pero con todas sus fuerzas empezó a decir: "Soy Lord Mountbatten, el amigo de Gandhi. Sois libres, podéis matarme". Y repitió una y otra vez las mismas cosas más o menos. El griterío fue cediendo y parecía una gran ola que subía o bajaba, hasta que más o menos se hizo la calma.

 

"Han asesindo al Mahatma nuestro padre y estáis buscando al culpable entre los musulmanes. Yo sé la verdad: no es un musulmán sino un hindú traidor el que le ha matado a él que era la Paz. Buscaremos  al hindú traidor  y lo ahorcaremos.... ".  Hay que aclarar algo vital: en ese momento Mountbatten no sabía ni la identidad del asesino, ni tan siquiera si era  musulmán o  hindú el criminal.

 

Por supuesto no se hizo la calma, pero la muchedumbre no se lanzó hacia los barrios miserables de los musulmanes, sino que se fue disolviendo en medio de discusiones, peleas, llanto, lo cual aprovechó Mountbatten para recuperar a los sobrinos del Mahatma, Manu y Ava, a los que aquel había llevado como de costumbre y un chofer los puso a salvo. Al día siguiente se preparó una gran pira para quemar a Gandhi y arrojar sus eternas cenizas al río Junna.

 

 

Epílogo doloroso:    1979 una operación del IRA

 

Cuando Mountbatten se retiró casi en la década del 70 -ya había muerto el Pandit Nehru siempre fiel a su maestro Gandhi y muy amigo de los esposos Montbatten, la reina Isabel de Inglaterra , sobrina del ex-virrey sin duda para hacerlo más "intocable" le nombró su asesor privado, aunque, de hecho, ya lo era y pasaba mucho tiempo en Buckingham tratando de asesorar o de ser una especie de tutor de su sobrino Carlos, que le llamaba "tío Dick", pero eso es otra historia.

Siendo ya oficialmente asesor privado de la reina, Mountbatten acostumbraba ir los fines de semana, a partir de 1969 ó 1970, con quienes se apuntasen a  pescar en alta mar. No podía dejar de ir al mar y en agosto pasaba un mes.

 

 Para no tener que hacer el desplazamiento semanal desde Londres estableció su cuartel general en su casa irlandesa, el castillo de  Classiebawn, a unos 15 kilómetros del Ulster, a pesar de que le rogaron que buscase un puerto alejado de la zona de conflictos y de la frontera de la discordia entre católicos y protestantes.

 

 Como ya era demasiado mayor para aparejar un barco de tamaño suficiente para él y sus invitados (tenía 30 pies y se llamaba "Shadow V") contrató a un joven marino irlandés,  a tiempo completo. La amistad debía ser grande pues se trataba de tú con los jóvenes de a bordo, además, el marino era un buen pescador, muy fuerte  y asesoraba a todo el mundo,  mandaba pintar el barco, limpiar fondos, etc. El puerto pesquero era Mulloghmore (Condado de Sligo) Eire.

 

El hecho lo contó, con todo detalle. por la televisión el periodista británico Henry Chapman Pincher, del "Daily Express", añadiendo detalles que son esenciales y que añadimos a título de información que será  difícil encontrar en la red.  En primer lugar en cuanto al lugar en que ocurrieron los hechos, espero que estén correctos, así como la fecha, 26 de agosto 1979, domingo.

 

Pero por boca de Chapman Pincher se podría seguir los pasos de Mountbatten ese día fatal. Por una entrevista que el mismo periodista le había hecho años antes, se sabe que "este soldado anticolonialista" (sic.) desdeñaba los guardaespaldas, que ya desde 1969 le habían intentado poner repetidas veces, siempre en vano.

 

Ese año precisamente (1969) le insistieron en ponerle guardaespaldas , diez años antes del atentado,  porque fue entonces  cuando se produjo en Belfast el "Sunday Bloody Sunday" (en abril ) durante el cual murieron una docena de personas bajo las balas de los paracaidistas británicos (unos 5.000) enviados precipitadamente por el Premier Harold Wilson para aplastar una manifestación del Sinn fein o del IRA, que había atacado varias oficinas de correos y un autobús.

 

El primero en condenar al Premier Wilson fue Mountbatten y pronosticó que las cosas iban a ir a peor, como lo fueron. Los que debían hacer la paz no lo hicieron. ¿Querían la paz de los valientes?

 

 

Mountbatten, como Gandhi, no quiere escoltas.

 

El Palacio de Buckingham, como hemos dicho,  siempre trató de poner guardas a la embarcación y escolta al ex.virrey y éste se ponía furioso. Otras manifestaciones suyas en pro de una Irlanda Unida  aún con la evidente antipatía por los terroristas, "Irlanda reunida lo decía, es algo como  de derecho natural, como deberían haber estado unidas India y Pakistán".

 

Este enfoque informal producía comentarios periodísticos contra el virrey y sin duda ahí le protegía la censura. Mountbatten sí era "intocable",excepto si alguien desde otro lado le disparaba. Y eso llegó con un atentado del IRA, del que la prensa de 1979 apenas habló.

 

Y según el portavoz del IRA, la bomba que causó tres muertes y tres heridos graves llevaba 50 libras  de "amatal"  (no de Semtex" como se dijo en Londres) y fue accionada a control remoto desde una colina cuando ya el barco estaba adentrándose en alta mar fuera del puerto  y era difícil cualquier ayuda o salvamento. Además la visibilidad era perfecta. 

 

Era una bomba lapa corriente colocada sin duda aprovechando que la víspera el joven marino irlandés se hallaba probablemente en un bar del puerto tomando una cerveza con sus  amigos. Debió ser un descuido porque ya alguien le había dicho que no le quitara el ojo al barco, dadas las circunstancias políticas en el Ulster.

 

El balance del atentado fue el siguiente: Lord  Mountbatten y el joven marino, así como el nieto del ex-virrey, Nicholas, murieron instantáneamente. La hija de Mountbatten, Lady Brabourn, su hijo Timothy y su anciana madre Lady Brabourne, fueron recogidos por una lancha  a motor y llevados a un hospital cercado en grave estado.

 

Un testigo presencial que paseaba por el puerto dijo que la explosión fue tremenda y que "Shadow V" voló en pedazos, lo mismo que los anorak, las mantas, los aparejos y los cuerpos ensangrentados y despedazados que fueron recogidos del mar por una patrulla. El IRA sí reivindicó "la ejecución" del ex-virrey y los detalles del explosivo que hemos dado.

 

La operación fue condenada en Mullaghmore y un concejal dijo: "Todos le conocíamos. Era un amigo, no un enemigo. No comprendo nada". El viceprimer ministro de Irlanda, George Colley comentó: "Conozco bien a mi pueblo y sé que todos se unirán a mí en la condena de este atentado sin sentido, contra el hombre que tanto ayudó a la libertad de la India y su familia. Vamos por mal camino."

 

También motivó una protesta del obispo católico irlandés Thomas O. Fiaich Primado de la República de Irlanda y la de las iglesias presbiteriana y anglicana y el horror trajo más horror a Irlanda. Mucha gente en la República se dio de baja del Sinn Fein, etc. y la hora de una posible paz se alejó con él.

 

Hace pocos años, cuando comenzaron los contactos Sinn Fein-Londres,  el IRA envió un sentido telegrama a la reina Isabel mostrando su arrepentimiento por el atentado insólito en la persona de su tío Lord Mountbatten. No es cierto que el periodista Chapman acusara a nadie de haber dadp la orden. Dos ciudadanos de la república fueron detenidos y llevados ante el juez. Es todo lo que se ha sabido. 

 

 

¿Premoniciones de Mountbatten y Gandhi?

 

En cuanto a cualquier posible premonición de Mountbatten respecto a un final macabro, que el mismo Henry Chapman Pincher había apuntado en  una vieja entrevista reproducida por la revista francesa "Vendredi, Samedi, Dimanche" la semana siguiente a su muerte a manos del IRA y era algo que Mountbatten le había dicho  diez años antes, en Julio de 1969 durante el nombramiento del príncipe Carlos de Inglaterra como Principe de Gales.

 

Ahora el periodista aprovechaba su viejo material de archivo, tras decir que en India se decretó siete días de duelo nacional a la muerte del ex-virrey, cosa insólita.  Habla  pues, Mountbatten. El último párrafo de la entrevista -pone en boca del ex-virrey lo siguiente: "¿por qué hablar de mis funerales. Yo voy a vivir mucho tiempo y no veo a qué viene esa pregunta, pero en todo caso espero que mis funerales sean muy divertidos. Queda usted invitado Henry y traiga a sus amigos.  Normalmente nos veríamos, pero me temo que  no podré asistir. Lo siento".

 

Tampoco considero que Gandhi tuviera ese tipo de premonición, antes de su atentado en 1948, ni tan siquiera cuando al  maldecir la violencia dice: "ésta puede destruir más fácilmente a los que la manejan desde el Estado. Pero a esos seguirán otros iguales, pues las raíces están en nosotros mismos".

 

A continuación Gandhi hace una distinción entre el violento  y el valiente con estas palabras:

 

"Es fácil disparar, lanzar una bomba contra un hombre en la oscuridad, pero es difícil ponerse frente a frente de día y desafiarlo. Uno puede estar dispuesto a usar secretamente la violencia contra un hombre que tiene poder, pero acobardarse en su presencia. La violencia puede exigir cierto valor físico, pero no tiene valor moral. Y puede implicar que uno puede temer a su adversario, pero no a la muerte misma. Para mí la no-violencia en cambi, requiere mucho más valor que el manejo de la espada".

 

Todo eso lo dijo en uno de sus muchos comentarios de los métodos más apropiados en la lucha contra los británicos. Pero aquí terminan los hechos. Pasaremos revista benévola a la del actor Ben Kingsley, y a la película de  Richard Attenborough. 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 

Comentarios

Realmente dos hombres extraordinarios, serán recordados por siempre, no asi sus asesinos.

Las palabras de Ghandi deberian grabarselas bien los que reivindican la lucha armada como medio valido para lograr la paz u objetivos "superiores". El que mata con un objetivo no puede ser bueno.

MI NOMBRE ES ELIZABETH ELOSEGUI Y TENGO 19 AÑOS ME ENCANTARIA TENER CONTACTO CON USTED POR DOS RAZONES UNA POR QUE ME HE ENCONTRADO A OTRA ELIZABETH ELOSEGUI POR MEDIO DE SU PAGINA Y BUENO POR QUE NO CUALQUIERA ES ELOSEGUI ESPERO QUE TENGA UN EXELENTE INICIO DE AÑO

lo mejor tiene sello ELOSEGUI POR FAVOR ME GUSTARIA TENER CONTACTO CONTIGO

Añadir un Comentario: