Alberto Elosegui

GANDHI MUERTO y Madeleine dedicada a la India

 

 

 

 

 

 

Fue cuando Madeleine estaba dedicada al proyecto del centro agrícola de Pashulok que le llegó la electrizante noticia del asesinato de Gandhi. Estuvo tentada de ir a Nueva Delhi, pero recordaba que Gandhi le había dicho muchas veces: "cuando  llegue el momento, no te precipites, sigue con tu trabajo dondequiera que estés"Y eso es lo que hizo.

 

Pashulok situada al pie de las montañas justo en la cuenca del nacimiento del Ganges, en los valles de los Himalayas. Entonces empezó a darse cuenta y a ser más realista sobre un problema de la India, que ya en esos años comenzaba a manifestarse dramáticamente:   la deforestación salvaje de la zona. Ella había tenido la precaución de construir las instalaciones, incluidas viviendas, a un nivel más elevado que las marcas de las crecidas (no de las mareas altas porque en ese lugar el Ganges es un río fluvial).

 

Durante un par de años observó el aumento del volumen de agua de la corriente y su siempre creciente turbulencia. Pronto empezaron a bajar en la superficie del río hacia la desembocadura ramajes espesos, luego grandes troncos, a los que siguieron árboles enteros de todos los tamaños y clases y lamentablemente, cuerpos. Al principio de vacas o yaks (el buey montaraz de la zona) y lo que es peor, de vez en cuando de seres humanos que se agarraban a un tronco de árbol y gritaban con desesperación. A veces se veían cadáveres de personas e incluso de niños. 

 

Como no tenían equipos de salvamento ni lanchas a motor en Pashulok, lo único que podía hacer Madeleine era formar equipos de gente del lugar para rescatarlos en alguna isleta del río o de las orillas, por si alguno estaba aún con vida y para recoger cadáveres.

 

 

Cualquier ecólogo se hubiera dado cuenta...

 

Hay que vivir en el campo en el subcontinente del sudeste asiático (por ejemplo Bangladesh) para darse cuenta de que la causa de todo eso era la deforestación, que justamente empezó a notarse años después de la muerte de Gandhi.

 

Madeleine pasó un verano completo en  las selvas de los Himalayas con un equipo de "ecólogos" o de campesinos bajo sus órdenes, para constatar la deforestación brutal de los inmensos bosques del pie de los Himalayas y no se necesitaba ser un especialista para constatar que esa madera era lo único que tenía aquella gente, llena de miseria y de plagas, para calentarse, cocinar y alumbrarse.

 

También tenía la culpa, según ella, la sustitución del árbol autóctono por otros de hoja ancha y rápido crecimiento, que los madereros insensibles plantaban, incluso para la exportación  y que les proporcionaba  grandes beneficios.

 

Todo eso le llevó a delegar la administración y el cuidado de Pashulok al personal del gobierno de la Unión India y emprender un Proyecto Comunal de todo el Valle de Bhilangana. Allí creó tres "Gopal Ashram" (comunas) que dejaran a un lado la cuestión del ganado y se dedicaran al problema de los bosques, el más urgente. Hizo una encuesta entre los campesinos más ancianos y examinó el problema total de arbolado en territorio indio y aún fuera.

 

Envió todo el estudio con muchas fotografías, detalles técnicos, posibles soluciones y una nota pesimista al Premier Pandit Nehru que le admiraba y que había jugado un papel vital con ella en la lucha por la independencia.

 

Nehru lo pasó al Conservador en Jefe de los Bosques, el cual llamó a Madeleine para que entablara diálogo con otros encargados forestales locales. Eran muy amables y corteses, pero no acababan de convencerse de que la cosa fuera tan grave. Además ella proponía cambios fundamentales si de verdad querían hacer frente al rompecabezas de la deforestación.

 

 El Proyecto Comunal progresaba muy bien y los miembros de las comunas se sentían felices de tener que adoptar -con autoridad-  una tarea tan positiva. El dominical "Behuguna" le ofreció plena cooperación y movió el Movimiento "Chipko"  que se atrajo la atención de la BBC.

 

Krishna Murti Gupta, que se había hecho cargo de Pashulok y había sido nombrado Secretario del "Himalaya Seva Sangh" estaba de lleno en el tema de los bosques de la Gran  Cordillera, pero Madeleine y él sabían que mientras el Gobierno Central no se sumergiera de lleno en el quid de la cuestión, con una reorientación total del Departamento Forestal, no había nada que nacer. Para ello se necesitaba apoyo financiero urgente y protección de los bosques desde todos los ángulos.

 

Como ella no podía hacer más y el problema estaba bien planteado, Madeleine se enfrento a la necesidad más inmediata: el hambre e hizo importar ganado Dexter de Inglaterra para cruzarlo con los Yaks, que abundan en el Tibet y así iniciar una política de lucha contra las hambrunas que asolaban el país, en el campo y  las ciudades.

 

Pero a los del Departamento de Cría de Animales no les gustaba tener que moverse de sus casas,  más o menos confortables, buscar nuevas escuelas para sus hijos y romper las relaciones sociales de sus mujeres para abarcar toda la geografía, etc..... y el plan progresó algo, pero no  con la urgencia que ella deseaba.

 

Madeleine era de la opinión que el cuidado de los bosques y el de la cría masiva de ganado eran dos soluciones para ofrecer al pueblo un nuevo rostro, siquiera en lo mínimo. Eso requería una cooperación oficial con los "guijars" (pastores trashumantes o nómadas) que viven con sus rebaños y cambian de sitio según las estaciones, los pastos, etc.  y eso no podía lograrse sin ayuda oficial y sin autoridad para hacerlo.

 

 

Su regreso a Europa y su vuelta a Beethoven

 

No hay una sola palabra de desprecio o desaprobación  hacia las autoridades del Gobierno Indio, aunque dio por finiquitada su colaboración con él y se fue a instalar a una casita de campo frente a la Gran Cordillera de los Himalayas, "como no podía ser menos " (sic.) en una colina sobre Chamma.

 

El resto del relato lo tomamos de sus notas biográficas y está en primera persona:

 

"Estaba allí confortablemente en la India, pero el llamado me vino de improviso (tan claro como el que me condujo a la India en 1925). Me decía que volviera al mundo de Beethoven y viviera cerca de Viena y de toda la música que hizo de aquél algo único y extraordinario. Y fui, sin perder el contacto con la situación dramática de la India, la hambruna y sus bosques devastados por el hombre. En Viena me dediqué a Beethoven y a su mensaje  a la humanidad a través de su música, expresando mis pensamientos  en mis críticas. Según palabras del propio Beethoven: "es a través del constante e incansable uso de los poderes con que el hombre ha sido dotado que puede reverenciar al Creador y Protector de la Naturaleza".

 

Nota final: El que esté aún aquí dentro de este cuerpo y aún pueda escribir estas páginas sobre mi propia vida lo debo a los servicios de Rameshwar Dott, hombre de los Himalayas, que quiso venir a mi lado en Pashulok hace 32 años".

       

Comentarios

esta mujer gracias a sus grandes esfuerzos logro lo que queria DIOS lo bendiga

Añadir un Comentario: