Alberto Elosegui

AFRICA, CENICERO DEL MUNDO

 

 

El Primer Día sin Humo ha sido acogido en España con el Año Nuevo 2006 y motivó después  una gran variedad de información en torno a la reacción del público fumador en general  y de los dueños de bares, restaurantes, responsables de servicios públicos,  empresas etc. y del simple peatón.

 

Se habla de la pérdida de tiempo del sector trabajador, de lo que pasa en circunstancias análogas en Italia,  Irlanda e Inglaterra , de la permisividad, de los conflictos, de cosas irrisorias como multas, ahorro  y de los porcentajes positivos que la medida va a producir  desde el aspecto más importante: la salud.

 

Pero hay otro factor no contemplado y es no exactamente la permisividad sino la libertad individual del fumador que debe ser respetada, siempre que no atente a la de sus semejantes.  En la cuestión del fumador pasivo, salvo casos flagrantes, como discotecas, sitios cerrados sin ventilación, etc.  las opiniones son tan dispares que hoy no estamos preparados para tratar.   

 

Pero algo que la prensa local  no trata a fondo  es lo que va a perder  el Estado y se sugieren medios para que la alta autoridad pueda adoptar para evitar esas eventuales pérdidas. Eso por supuesto es a la larga  una profecía anunciada: la subida del tabaco con obvias ganancias para el Tesoro.

 

Hace diez años o más, escribí un reportaje que salió en "Visión" de México. Se titulaba "Africa, cenicero del mundo", estaba enfocado desde una perspectiva distinta.

 

Empezaba ofreciendo las cifras "globales" de la Organización Mundial de la Salud (OMS) respecto al cigarrillo  y decía que esas cifras  se oyeron en Occidente, se captaron después y por fin, se asimilaron. Las cifras -algo retrasadas hoy- tomadas de mi hemeroteca- se referían a 1990. Se decía que en 1988 murieron 23,5 millones de personas por culpa del tabaco. Y sigo reproduciendo textualmente partes del trabajo que no era propiamente un informe:

 

"Luego cada país ha ido dando las suyas (cifras). Pero poniéndolas todas en un paquete de información, resulta que Occidente ha ido dejando de fumar a razón del 4% al año. Eso ha ayudado a desarraigar el cáncer de pulmón en baja, porque ya apenas existe el fumador de cuatro paquetes al día. Hoy, en Europa,  se fuma con más mesura que antes. Con todo hay excepciones y el problema sigue siendo problema."

 

"Naturalmente los beneficios mundiales de las siete multinacionales principales que copan el 90% del mercado mundial han sido de 3.000 millones de dólares, con una disminución del 4% anual, lo cual, para esas compañías, es intolerable, pero el marketing sirve para algo y así a principios de 1960 se demostró que mientras un fumador occidental consumía 2.500  cigarrillos al año, un tercermundista quemaba sólo 300. O sea que el futuro del mercado del cigarrillo "americano" estaba en el Tercer Mundo, sobre todo en Africa".

 

"Ante todo eso,  la Organización Mundial de la Salud, por su parte,  cuando el cigarrillo entró en tromba en Africa  reaccionó con energía. Y nos dicen que en Africa resistieron tres países: Kenia, Gana y Nigeria, resueltamente antitabaquistas. La labor de la OMS es encomiable a pesar de las presiones, aunque su influencia en otros países como  la URSS y China no comprendidas en las cifras que ofrecemos, es nula."

 

"Pero ahora resulta que años después el holding francés SEITA (Sociedad Nacional de Explotación Industrial del Tabaco  y de las Cerillas) produce tabaco abundante y el 75% de las exportaciones  van al Tercer Mundo, en particular a Africa.  De ahí la táctica de los tabaqueros de explotar a fondo sus  nuevos mercados, le guste o no a la Organización Mundial de la Salud. SEITA fue creada en noviembre de 1990 por el grupo industrial Bolloré, que obtuvo en el curso de ese año 1990 un beneficio de 150 millones de francos (26.278.800 dólares)."

 

"Tobaccor" es un gran aliado de ese holding, gracias a su implantación en diez países africanos. Costa de Marfil, Senegal, Burkina Fasso, Madagascar, República centroafricana, Gabon, Congo, Guinea y Chad. Sus fábricas "nacionales" africanas producen diferentes marcas de cigarrillos bajo licencia francesa o norteamericana. Se puede decir que al final de 1991 tendrán casi el monopolio del Tercer Mundo."

 

"La calidad de lo que los chicos fumen no importa demasiado a los exportadores o  mejor dicho, nada. Las etiquetas de "paquetes destinados a la exportación" o "para su venta en Senegal, en el Congo o en Mali", son advertencias para un occidental. Las hojas de tabaco de menor calidad, que no cumplen   las normas en vigor en Occidente, van derechas a las fábricas nacionales de países en vías de desarrollo." Este concepto es convenientemente ambiguo per se. Lo aclararemos. "

 

"No paran en eso las grandes compañías multinacionales.  En Nueva York, por ejemplo, en los barrios latinos o negros, la publicidad de los grandes carteles está bien   estudiada  y diseñada. Ya no es el vaquero sano y blanco el  que fuma "Marlboro", sino un saxofonista de ébano o un mecánico con rostro latino que fuma ....XX". Eso lo escribí, como digo,  hace unos diez años.

 

El "Sunday Times" de Londres, antitabaquista, ha bautizado al continente negro como "el cenicero del mundo" título que he adoptado, con el consiguiente crédito. En vez de harina, en vez de libros, en vez de médicos, el Tercer Mundo tiene tabaco a raudales, porque cuando ocurrió la catástrofe  del huracán atípico "Mitch" en Centroamérica (1998), Guatemala, El Salvador, Honduras, Nicaragua, Costa Rica y parte de Panamá habían quedado arrasadas y sin infraestructura  (con un saldo de 20.000 a 50.000 muertos).  Vendieron lo que les quedaba y varias tabaqueras compraron grandes extensiones de terreno a precio de saldo y plantaron tabaco y banano.

 

Y añadiremos en otro epígrafe,  someramente una a una , la situación dramática de algunos países africanos para que el usuario se entere bien del tema. Lógicamente hoy Africa -y su juventud- viven un problema distinto, pero parecido.

 

 

La opinión de un semanario español

 

No obstante hay un aspecto muy importante que quiero tocar y es , en parte, el objeto de este trabajo: la realidad y las posibles soluciones. En su parte central está tomado de "E" Semana del 11 al 17 de Julio del 2003 y dice así, bajo el titulo de "Así mata el sabor americano" y no se refiere en concreto a lo que he dicho hasta ahora. Es o será original para muchos usuarios de este blog:

 

"La guerra fue sucia desde el principio y ha seguido siéndolo hasta el final. Si hace algunos años -cuando los fumadores afectados por cáncer de pulmón iniciaron los macroprocesos judiciales contra las empresas tabacaleras- nos escandalizamos al enterarnos de las tretas utilizadas por los fabricantes para crear un mundo de adictos y un nuevo estudio acaba de revelar que el juego sucio continúa."   

 

"El estudio, realizado por el Centro de Control y Prevención de Enfermedades (CDC) estadounidense, revela que las tabacaleras pueden regular a voluntad los niveles de nitrosamina -uno de los dos agentes cancerígenos más potentes existentes en el humo de los cigarrillos- y que algunas marcas están utilizando esta posibilidad en su propio beneficio. En concreto, David Ashley, autor del informe, se centró en la marca Marlboro por ser la más popular, tanto en Estados Unidos como en el resto del mundo.

 

"Comparó los niveles de nitrosamina de esta firma  con los de otras fabricadas en 13 países y descubrió que en la marca americana estos niveles son, como mínimo, dos veces superiores. En el caso de China, el contenido de este cancerígeno llega a ser 22 veces más alto en Marlboro que en las marcas locales."

 

 Asimismo, Ashley comprobó que los cigarrillos de Marlboro no son iguales en todos los países: así, mientras en Estados Unidos contienen una media de 1,5 microgramos de nitrosamina por gramo, en Alemania contienen 1,2 y en Brasil 0,74. "Esto demuestra que las compañías pueden jugar con el nivel de nitrosamina" -apunta Ashley-.

 

 "Aunque no hay pruebas de que reduciendo las nitrosaminas disminuirán las cifras de cáncer, creo que si  es técnicamente posible reducir los niveles cancerígenos en el tabaco, deberíamos hacerlo", explica.

 

"El estudio está centrado en Marlboro,  pero Ashley considera que los resultados pueden extrapolarse a otras marcas americanas.  Al parecer, los altos niveles de nitrosamina hallados en los cigarrillos de este país obedecen al tipo de tabaco utilizado,  al peculiar proceso de curación y mezcla que se sigue para conseguir el tan ansiado sabor americano."

 

 

Los fabricantes se defienden y así, Brendan  McCormick, portavoz de Philip Morris, señala que  "la compañía ha invertido 35 millones de dólares para cambiar el proceso  de curación. El resultado ha sido una reducción de un 80% de las nitrosaminas en 2002".

 

"El entrevistado en el trabajo del semanario,  Carlos Jiménez Ruiz, presidente de Neumomadrid,  da por sentado que el mismo proceso de combustión ya genera una serie de sustancias tóxicas difíciles de eliminar porque habría que eliminar la combustión misma, cosa imposible. Lo que se  puede es alterar el nivel de nitrosamina, etc." 

 

 

"Sólo" 4.500 sustancias por cigarrilo

 

Tiene el cigarrillo otras sustancias nocivas, añadidas en el proceso de fabricación del tabaco para aumentar la dependencia, el amoniaco entre otros,  mediante el cual consiguen más lugares de absorción de la nicotina, que llega al sistema nervioso central y da por tanto mayor posibilidad de que el fumador tenga más adición.

 

Se aclara que hay como 4.500 sustancias en el humo del cigarrillo, de las cuales 49 han sido identificadas  como cancerígenas potentes. Entre ellas está el alquitrán "un hidrocarburo aromático policíclico, el benzopireno que se encontraba  en el aceite de orujo (también cancerígeno, que fue retirado de ese aceite por esa razón) y la nicotina ( que segrega la raíz de la planta) responsable de la adición, que actúa sobre el pedúnculo cerebral y las neuronas de esta zona, al ser estimuladas, liberan la dopamina, y ésta es la que produce sensación de placer, etc.

 

Para saber con más exactitud las características y génesis de esas sustancias habría que consultar cualquier diccionario de Química  (nosotros hemos visto simplemente el "Espasa de la Naturaleza" ) pero no estamos escribiendo un libro ni somos  médicos. Remitimos al usuario curioso a esa fuente o a cualquier otro diccionario más especializado.

 

En España y a partir de mayo o junio del 2003 un artículo  publicado en la sección "Economía-Empresa" de "Tiempo de Hoy" anunciaba que la tabaquera hispano-francesa "Altadis" había comprado el monopolio del tabaco marroquí ETM como primer paso para crecer internacionalmente, etc. bajo  un titular que rezaba "Altadis tira la casa por la ventana para ser líder". Precio de la adquisición del monopolio antedicho  1.200 millones de euros.

 

El tabaquismo naturalmente preocupa en todo el mundo y en todo el mundo se está haciendo un esfuerzo para atajarlo de la forma más eficaz que cada especialista o gobierno entiende.

 

Pero en el Tercer Mundo y sobre todo en Africa, no ocurre lo mismo y vuelvo a  mi viejo reportaje de Africa. Los países tabaquistas de Africa empezaron a percibir "royalties" (hacia el año 80) de las tabacaleras. Un maná con el que no soñaban los gobiernos  hace pocos años. Pero la OMS dijo que no les servíría de nada, puesto que los gobernantes de esos estados,  generalmente "hombres fuertes" o militares, los tendrían que invertir en hospitales o medicinas o funerarias porque la mortandad comenzaría  a ascender a niveles escandalosos.

 

En Senegal, por ejemplo, el estado se embolsa el 47% del precio de la venta final de un paquete de cigarrillos rubios de exportación. Y ante eso los estados tiraron los informes de la OMS al cesto de los papeles.

 

Y se habla en Occidente, sobre todo en Inglaterra, de la campaña de "industrialización-" del Tercer Mundo. Las firmas, en efecto, montan grandes fábricas de tabaco en Africa o América Latina y les dan nombres locales  o del país que está detrás de esta nueva  forma de colonización médica. El colonizador salió por la ventana pero entra ahora por la puerta a recuperar el botín perdido, con la ayuda conveniente de sus aliados.

 

Sabemos que la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura)  y el Banco Mundial han alentado la producción del tabaco en países pobres como Madagascar, lo mismo que La Caja Central Francesa, la cual ha establecido un crédito de 3,3 millones para relanzar la manufactura "nacional" de cigarrillos hasta 3.000 toneladas a partir de 1994.

 

 En Mali la primera empresa tabaquera local (Nueva Sociedad de Tabaco) es la primera en cifra de negocios del país. Se sigue la teoría desarrollista que impera hoy en relación con el cambio de clima. ¡A tope  por el "progreso"!. como sea, ¡Bienvenidos!, en ciertos países hasta las semillas transgénicas son bien recibidas. 

 

En Marruecos, la "Régie des Tabacs"  ocupa el 4º lugar y la "Burundi Tobacco Co" es la séptima en su país. Por supuesto no se mira demasiado la composición de productos nocivos (alquitrán, tabaco, amoniaco, etc.) y los cigarrillos han bajado casi a mitad de precio y están al alcance de los estudiantes, por ejemplo y de la mujer. Esta de moda hasta en el cine y en las revistas del corazón, en los bares y discotecas, en casa y en la calle.

 

Primera víctima: la juventud, o sea el 45% de 500 millones de africanos. Y sólo un 15% de los adolescentes que empieza a fumar deja el tabaco después. En Senegal, un ejemplo, el 83% de los jóvenes escolarizados en el medio urbano fuma antes de la edad de los 19-20 años. A veces mucho antes. Lo mismo ocurre en Brasil y escribí con inquietud sobre esta terrible situación  e inesperadamente UNICEF me concedió un primer  premio, más bien honorífico (1993).

 

 

Dos cosas importantes sobre el Tercer Mundo

 

No obstante, cuando escribí el reportaje sobre Africa  tantas veces citado, no tuve espacio para decir dos cosas que quería: una, que el término "Tercer Mundo" se empleó (Sauvy) aludiendo al "tiers état" (tercer estado de la sociedad francesa antes de la Revolución de 1789), marginado política y socialmente en la sociedad de la época y quería cambiar esa situación. La designación actual de "países en vías de desarrollo" no es sino un eufemismo, porque hoy es un desarrollo hacia atrás, aunque las cifras del "progreso" digan otra cosa.

 Al finalizar la década de los ochenta la descolonización oficial no terminó con la explotación política sino que aumentó, aunque sus formas son  más sutiles, menos visibles a través de la dominación moderna de los grandes consorcios  o multinacionales. El "charity business" para extraer las enormes riquezas del subsuelo africano, sobre todo en el Sahara y el Sahel, pero también en otros países como Nigeria. De la Amazonia la trataremos más adelante.

 

O sea que, en realidad, ese nuevo concepto de "Africa cenicero del mundo" implica que es un cenicero bien caro. Pero el fenómeno de parecerse o parecer o aparentar no ser del Tercer Mundo sino del Primero -mediante el cigarrillo o los blue-jeans, la uniformidad que  equipara a los jóvenes africanos  a cualquier joven de París o Nueva York,  por ejemplo, es en el inconsciente la primera causa aunque luego lleguen otras.  Una imitación cara que el estado paga con su minería, el petróleo, el uranio, etc.... y después les vienen hambrunas,  las plagas y la deuda exterior que se come todo, como un tsunami económico.

 

Así que hemos ojeado en un diccionario cualquiera de esa época, el "estado de algunos países" que citamos antes como clientes de las grandes tabacaleras del Primer Mundo y nos da, muy abreviado, lo siguiente:

 

Costa de Marfil, 233.000 Km2 que cultiva(ba) entonces, sorgo, maíz y maní con una población de 9.810-000 habitantes que hablan  en su mayoría francés.  Partido único. Un médico  cada 15.940 habitantes y exporta, sobre todo a Francia, madera, petróleo y café. 65% de analfabetos, con sólo 44% de la población con acceso al agua potable y una esperanza de vida de 49 años.

 

Senegal: 6 millones de habitantes. Importaciones: 1.010 millones de dólares. Exportaciones: 534 millones de dólares (principalmente fertilizantes, aceite, forrajes). Comercialización muy retrasada. 94,4 % de analfabetos, un médico  cada 13.070 habitantes y una cama en el hospital por cada 883 habitantes. Esperanza de vida: 44 años.

 

Madagascar: 587041 km2. Los bosques ya talados y vendidos hace años, pero gran exportador de grafito, cromo y fosfatos. Idiomas: francés o malgache. Población: 10 millones de habitantes. Flujo de capital transnacional: Francia, Japón, Alemania e Italia.  Salud: un médico por cada 9.920 habitantes, con 66 % de analfabetos. Sólo 22% de ellos tienen acceso al agua potable.

 

República Centro Africana: 622.984 km2 con casi tres millones de habitantes. Exportaciones: café, piedras preciosas y diamantes, además de madera en bruto. Salud: un médico  cada 25.210 habitantes.  Esperanza de vida:  43 años. Mortalidad infantil: 13%.

 

De los países  que según la OMS luchaban por no contagiarse del "virus" del tabaquismo, Kenia, por ejemplo, suponemos perdió la batalla, aunque no es un país tan pobre, está  mejor dotado de algunos servicios como sanidad y educación y su agricultura es valiosa. Idioma : el inglés. La esperanza de vida es de 56 años.

 

Ghana es la mitad de Kenia pero exporta aluminio, derivados del petróleo, madera, minerales de metales no ferrosos y su esperanza de vida es parecida a la de Kenia.

 

Nigeria es un tremendo lago de petróleo crudo y tiene uranio que van para Francia, Italia y Costa de Marfil, pero la deuda exterior es, como en casi todos los estados, insoportable, lo mismo que la corrupción.

 

 

 

 

Las tabaqueras gozan de buena salud.

 

La idea de los especialistas de presentar macroprocesos contra las tabaqueras de los Estados Unidos (como es el caso de la condena de Philip Morris),  como causantes de tal o cual cáncer, ya se está llevando a cabo desde septiembre del 2004. Aunque en algún periódico local se decía que las tabacaleras  norteamericanas se enfrentan a juicio y la Fiscalía de EE.UU.  les reclama 280.000 millones por silenciar durante 50 años los efectos del cigarrillo, con pruebas demoledoras, desde la Casa Blanca  les impone nuevas restricciones en las técnicas de mercadotecnia y la publicidad del tabaco, etc. Eso no va a resultar a la larga muy eficaz.

 

Además  en 1998 tabaqueras de EE.UU. aceptaron pagar un indemnización de  206.000 millones de dólares en 46 estados hasta 2025. Pero, por supuesto, no estamos de acuerdo, con lo que afirmaba  algún periódico local, con que todo eso puede llevar a las grandes tabacaleras  a la quiebra. Para los volúmenes de ventas de esa industria creo que esas cantidades son más bien una propina que justifica a la Casa Blanca diciendo  que "ya se están tomando medidas".

 

Resumen: al consejo de los especialistas médicos  podrán  añadirse otro, casi imposible y es el de que las propias tabaqueras rebajen de motu propio la dosis de los agentes cancerígenos de los cigarrillos y se sustituya la actual advertencia de que el fumar puede matar, por una etiqueta -como si fuera sobre un medicamento- en que se enuncian las nuevas dosis tóxicas    que el fumador traga.

 

 Y eso porque el actual slogan ha probado no ser muy     disuasorio (deterrent) como la bomba atómica de Hiroshima el 6 de agosto 1945 que si bien provocó la rendición de Japón en la II guerra mundial (con la oposición de algunos clanes militares y las dudas  de Hiro-Hito), en seguida, el hombre se lanzó frenéticamente a una insensata carrera nuclear que dura todavía y va a peor.

 

Puede que no sea un simil demasiado feliz, pero es una tesis que mantienen escritores famosos en relación con el concepto de deterrent (disuasión)  aunque  quizá fuera mejor traducirlo por escarmiento.  Jamás escarmienta el hombre,  ni ante la pena de muerte.

 

En eso sólo la Organización Mundial de la Salud podría tener una vara mágica para convencer a las tabacaleras del mundo, incluidas por supuesto, las de Africa, para lograr mezclas menos cancerígenas, con lo que se solucionarían muchos problemas. Se necesitan ideas nuevas y serán bienvenidas en nuestro blog.        

Comentarios

Son muy buenos los datos que aportan. Sería interesante que realizaran un análisis sobre por qué tanto interés de muchos gobiernos, y todos al unísono, de prohibir o restringir el tabaco. ¿Hay guerra de tabacaleras, o de otros intereses? ¿O se acordaron tarde de la salud de la gente? Hay muchas cosas que deberían ser atacadas con la virulencia con se ataca, ahora, el tabaco que antes tanto publicitaron. Mala tos le siento al gato.

ustedes son inectos bacharcos y bobos jajajaja soy nerder el guey me gustan todos los papis ruquis nerdex4000@ soy lindo espectacular los dejo xq tengo que hacer mi maniquiur pili quiu y mi huevoquiu jajaja ustedes son bobos amiguis envieme por fa busconovio soy gay muuuuuuuuuuuuuuuuuakmi amigo lucki att: nerde jose vivo en paraguaipoa

ESTO ES UNA POLQUERIa

bueno lo que muestran de cualquier cosa

datos como posicion geografica, culturas, costumbres,

seria bueno que pusieran todo sobre africa

Añadir un Comentario: